jump to navigation

Fin de la copa mundial de futbol para Brasil julio 2, 2006

Posted by hukes in Misceláneos.
trackback

La selección brasileña perdió ayer ante Francia 1-0. Brasil venía ganando todos los juegos sin jugar bien. Era inevitable que fuera eliminado de la competición en algún momento. A pesar de tener excelentes jugadores, como equipo fueron mediocres y les faltaron las ganas de ganar. La selección Méxicana, a diferencia de la Brasileñaa, siempre ha tenido ese mismo problema: no quieren ganar, no tienen el espíritu de triunfadores. Qué triste.

Ayer, y especialmente para ver el juego Brasil vs Francia, hicimos reservación en un restaurant que tenía pantalla gigante, y para aquellos más grandecitos que estén leyendo esto, la pantalla también era a color. La mesa que nos asignaron estaba un poco demasiado cerca de la pantalla, por lo que tuve que tener la cabeza levantada durante todo el juego, nada que ocasionara una incomodidad extrema, pero me daba una buena perspectiva del público presente en el local. Antes del juego y para no sufrir las emociones del juego con la panza vacía, nos trajeron feijoada (frijoles, arroz y carne de puerco) que junto con la cerveza, dejaron mi mente en paz y mi cuerpo con algo que hacer.

El juego comenzó y permaneció 0 – 0 hasta el segundo tiempo, cuando Francia anotó el gol que les dió la victoria. En ese momento pensé “ahora sí se va a poner bueno el juego”. Error. Brasil no demostró lo que puede hacer. Se quedaron sin anotar un sólo gol.

El país lloró. La fiesta del futbol acabó para ellos. Habrá que esperar otros cuatro años para la siguiente oportunidad.

Viendo el lado bueno del asunto: toda la progapaganda, playeras, llaveros y balones que dicen “Hexacampeón” van a servir para el próximo Mundial. Otra ventaja, y que es más personal, es que no me voy a perder una final Brasil – ??? en Brasil. Este domingo siguiente estaré en México y hubiera sido una pena presenciar la final allá, mientras Brasil, a miles de kilómetros, estaba celebrando el estar en la final. Quizás para la próxima.

Los asistentes en el restaurant gritaba, se mordían las uñas, pegaban en la mesa. Una mujer de la siguiente mesa se la pasó gritando “|Corran para arriba, corran para arriba!”, y aún en las repeticiones de jugadas seguía con su mantra, queriendo cambiar lo ya hecho. Sólo en un momento hubo silencio: cuando le pusieron un gol a Brasil.

Epílogo: La feijoada mantuvo el cuerpo ocupado hasta las 5 de la madrugada, cuando con un dolor de barriga me despertó. Y fue cuando descubrí por la ventana cómo el cielo lloraba, con una fina lluvia, el regreso de su selección de futbol.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: