jump to navigation

Los hijos menores son más divertidos. agosto 19, 2006

Posted by hukes in Comportamiento, Noticias.
3 comments

Hay tiburones que, estando aún dentro de la mamá tiburona, matan a sus hermanos; polluelos que arrojan fuera del nido a sus hermanitos. Y hay animales que dejan que sus hijos se maten unos a otros y hasta los padres mismos se comen a su prole. Todo eso para qué: para que sólo los más fuertes y aptos sobrevivan. Los animales no están conscientes de eso, pero lo hacen, y lo seguirán haciendo pues ha resultado que es una forma efectiva de propagar la especie de manera más efectiva y económica. Somos esclavos de los genes, y lo único que el gen quiere es una nueva generación.

En los humanos, la cuestión es menos drástica: los hijos menores recurren al humor. El psicólogo Richard Wiseman hizo una encuesta entre 1 000 individuos. Más de la mitad de los que son hijos menores dijeron que era fácil ser gracioso. De los que era hijos mayores, sólo una tercera parte dijeron lo mismo.

Los hijos viven en competencia con los hermanos para ganarse la atención de los padres. Normalmente, los padres siempre tienen sus esperanzas puestas en el hijo mayor. Después de todo, el mayor fue siempre la ilusión mayor desde antes de ser concebido. Inconscientemente -o peor, conscientemente- los menores sienten esa diferencia y intentan ganar más atención siendo más simpáticos. Esa característica no se queda durante los años que se está con los padres, sino que se prolonga por el resto de la vida.

Por esa razón los hijos únicos son más… mmm… menos simpáticos, ok?

Link: BBC 

Anuncios

Los países más felices. agosto 6, 2006

Posted by hukes in Comportamiento, Curiosidades.
20 comments

FelicidadSegún el diccionario de la Real Academia Española, la felicidad tiene las siguientes definiciones:

1. f. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.
2. f. Satisfacción, gusto, contento. Las felicidades del mundo.
3. f. Suerte feliz. Viajar con felicidad.

Qué definiciones tan pobres. Sobretodo la primera, donde se limitan a decir que sólo con la posesión de un bien se puede conseguir la felicidad.

Wikipedia es un poco mejor en su definición:

Felicidad es un estado emocional o afectivo de bienestar o placentero.

Con o sin definicion, todos sabemos si somos realmente felices (siempre y cuando seamos sinceros con nosotros mismos). Ni todo el dinero, ni todo el amor son garantía para darnos la felicidad.

Los World Values Surveys de la Universidad de Michigan (en los Estados Unidos), compiló durante los últimos veinte años la lista de los países más felices del mundo. Bueno, en realidad son dos listas. La primera es la de la felicidad a secas. A los encuestados se les preguntó simplemente que tan felices eran (mucho, felices, no mucho o nada felices). La segunda lista es la del bienestar subjetivo, donde además de preguntar a la gente qué tan feliz era, también les preguntan qué tan satisfechos están.

Paises más felices:

1. Nigeria
2. Mexico
3. Venezuela
4. El Salvador
5. Puerto Rico

Países con mejor bienestar:

1. Puerto Rico
2. Mexico
3. Denmark
4. Colombia
5. Ireland

Para mi sorpresa, México está en los primeros cinco de ambas listas y en segundo lugar -o más estricto, está entre los dos primeros en cada lista-. No sé que sentir.

¿Debo de sentirme bien porque los mexicanos somos muy felices?
¿Debo sentirme triste porque el que es buey hasta la yunta lame?

Tristeza. Siento tristeza. A pesar de lo mal que está México, aún así estamos felices. Nos esperan muchos años de tercermundismo si seguimos así.

La necesidad tribal julio 1, 2006

Posted by hukes in Comportamiento.
add a comment

Cuando uno llegaba al primer día de escuela en una escuela nueva, uno empezaba a construir el círculo de amigos. Normalmente eran del mismo salón, y los que por casualidad, o por orden de lista, estaban sentados en las sillas contiguas. Conforme pasaban los días, y si la lista no mataba la voluntad de sentarse donde uno quisiera, se iban formando “bolitas” o áreas dentro del salón de clase. Los más desmadrosos se iban hasta la parte de atrás. Los más nerds hasta adelante. Los del montón en la parte media. Sí, uno saludaba y convivía con todos, pero la convivencia se daba más con los de la bola de uno.

A lo que voy es que, dado el caso de estar en algún evento escolar, si los miembros de la bola no estaban cerca, uno tiende a relacionarse con los del salón de clase que estuvieran por ahí. Es decir, uno busca el siguiente nivel de tribalidad si el primero no está disponible. Ahora, en el caso de estar uno en la fila para comprar boletos para el cine, si uno veía a alguien de la escuela, sin importar el salón de clases, era común que se ofreciera la opción de comprar el boleto para ese compañero de escuela, sin siquiera importar si se le conocía o no, era el simple hecho de formar parte de la misma escuela. Ese es un nivel más arriba en la escalera de tribus. Ahora, si uno está en otro estado del país, y por alguna razón se encuentra con una persona de nuestro estado, estamos listos para conversar o ayudar. Esta misma reacción es mayor aún estando en el extranjero, donde los lazos se hacen más fuertes.

Los seres humanos somos una especie social y, más allá, tribal (descubrí el hilo negro). Y “tribu” es sólo la manera de llamar “manada humana”. Habrá quien de plano no le guste estar con los de su misma especie (una parte de mí es así), pero en general, hasta el más ermitaño siempre encontrará gusto en encontrarse con alguien de su tribu, aunque sólo sea para saber que está ahí otro miembro de la tribu.